GETAFE

gallery/facebook (1)
gallery/twitter (1)

Opinión en Libertad

gallery/logo-web250-88

"La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida"

gallery/logo-web250-88

"La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida"

¿Cómo definiría la misión de un obispo?

Es sencillamente ser sucesor de los apóstoles. En el Evangelio leemos que Jesús los envía a anunciar la Buena Noticia y forman comunidades con ayuda del Espíritu Santo. Con el tiempo, los apóstoles nombran sucesores, que siguen el mandato de Jesús de continuar su obra, como dice en la Última Cena: “Haced esto en memoria mía”. El obispo tiene tres tareas fundamentales: el ministerio de la palabra, para que la Palabra de Dios se transmita en toda la verdad del Evangelio. En segundo lugar, ser vehículo de unidad entre los distintos carismas y tareas que hay en la Iglesia. Y tercero, impulsar la Evangelización, con “parresía”, para que la Buena Noticia llegue a todo el mundo.

 

Hace poco fue su aniversario de ordenación episcopal como obispo auxiliar, ¿alguna vez hubiese pensado que iba a ser obispo?

Efectivamente, el 6 de mayo del 2001 fui ordenado como obispo auxiliar por mi predecesor don Francisco Pérez Golfín. Nunca en mi vida me lo hubiera imaginado. Mi trayectoria ha sido muy sencilla, no he estudiado en ninguna universidad pontificia ni tengo muchos títulos académicos. Fui ordenado sacerdote en Madrid y me encomendaron las mismas tareas que a cualquier otro cura. Fui vicario parroquial, luego párroco y en 1984, el entonces Cardenal de Madrid, don Ángel Suquía, me encomendó ser vicario episcopal. En el año 1991 se crea la diócesis de Getafe y el nuevo obispo me llamó para ser vicario episcopal. Fue un privilegio y una aventura apasionante poder estar en el comienzo de la diócesis. Dios tiene sus caminos.

 

¿Qué tiene que decir ante la cada vez más cuestionada asignatura de Religión en los colegios públicos?

Si nos referimos a los colegios públicos y de iniciativa estatal, la clase de Religión está en un contexto difícil. Pero ésta forma parte integral de la educación y es un derecho que tienen los padres de educar a sus hijos dentro de sus convicciones, está en la Constitución. La Religión debe integrarse dentro del conocimiento de otras materias, como la historia o las ciencias. Estas asignaturas, a su vez, no se pueden entender completamente si no es dentro del deseo de trascendencia del hombre. Por todo esto, creo que hay que seguir defendiendo la asignatura de Religión en la escuela pública.

 

¿Qué experiencia tiene de cómo convive la clase de Religión en los colegios?

Visito a menudo los centros públicos, sobre todo durante la clase de Religión. Veo a los alumnos siempre muy contentos y en general todos los profesores lo hacen muy bien. El ambiente depende mucho del tipo de director o del claustro que haya. Por ejemplo, un día visité un colegio en el que el director, al principio, no quería que fuese, porque decía que en el centro había también alumnos que cursaban la alternativa de Religión y los padres podrían quejarse. Finalmente, me recibió y me enseñó las clases mientras los alumnos estaban en el recreo. Ya casi me estaba despidiendo, cuando le dije que quería ver a los niños. A regañadientes llamó a los de Religión, que eran la gran mayoría. Les saludé y juntos hicimos una oración. Cuando me iba, el director me pidió hacerse una foto conmigo. Al parecer tenía una tía monja y se la quería enviar. Esto es una muestra de los prejuicios y contradicciones de las personas que no quieren la religión en la vida pública, pero luego es una realidad que viven habitualmente, incluso en sus familias. 

 

Detrás de las posturas contrarias a la clase de Religión está el pensamiento laicista, cada vez más presente en el ámbito político. ¿Cómo pueden actuar los creyentes ante esta situación de querer apartar la religión de lo público?

Lo que debemos defender es que privado y público está unido. No podemos dividir a la persona en compartimentos. Si tienes fe, lo vives en tu familia, en tu trabajo, con tus amigos. No se puede negar el derecho de los cristianos a manifestar su fe públicamente y dar su opinión sobre los hechos sociales. Como afirmaba san Juan Pablo II, hoy tiene mayor aceptación social decir públicamente que eres agnóstico que decir que eres creyente. Si manifiestas que no eres creyente hasta quedas bien. Sin embargo, si dices que eres creyente, te tachan de fundamentalista o de persona anticuada. Esto es un engaño, la fe genera cultura, es una forma de comportarse ante la vida y el cristianismo está en las raíces de nuestra civilización occidental.

 

¿Qué aporta la Iglesia en el territorio de la diócesis de Getafe, que abarca todo el sur de la Comunidad de Madrid?

Acabamos de publicar un librito que se llama “Veinticinco años de misión”, recogiendo nuestra actividad en estos años. La Iglesia, además del anuncio del Evangelio, ha hecho una labor humanizadora y ha dado cohesión a este territorio. Las parroquias han sido un lugar de encuentro entre personas diversas, donde se educa a los niños, las familias conviven, la gente ha empezado a conocerse, a relacionarse y donde se acoge a muchas personas, a través de Cáritas, en situaciones de vulnerabilidad: enfermos, personas en paro, otros que han sufrido desahucios. Se está dando vida a los barrios y somos comunicadores de bienes. Recuerdo una anécdota. En una parroquia me reuní con un grupo que limpiaba la iglesia de forma voluntaria, en él había una mujer con velo islámico. Esta mujer me contó su historia: que había venido a España hacía diez años, su familia lo pasó muy mal porque ni su marido ni ella tenían trabajo. La parroquia les ayudó, les buscó un colegio para sus hijos, consiguió unas becas de comedor, y gracias a eso pudieron salir adelante. Ahora limpiaba la iglesia gratuitamente como agradecimiento.

 

¿Alguna iniciativa social más que haya surgido a la par de la diócesis?

Había algunas obras sociales que ya estaban y se han seguido cuidando. Por ejemplo, dos residencias de ancianos, una en Cubas de la Sagra y otra en Colmenar de Oreja, donde el criterio a seguir es admitir a ancianos en la peor situación. Después está la escuela de formación profesional Don Casimiro Morcillo en Valdemoro. Y otro ejemplo es el albergue para transeúntes San Vicente de Paul en Aranjuez, donde se atiende a personas sin techo a las que se acompaña y se trata de sacar de la miseria. Algunas iniciativas nuevas son el Centro de Orientación Familiar, para la formación, el acompañamiento a familias en conflicto y la promoción de la vida. En Parla, por ejemplo, ha surgido el Proyecto Miriam de atención a madres en riesgo de aborto. Si entendemos como labor social la educación, tenemos propuestas como la Fundación Educatio Servanda que ya tiene varios colegios dentro y fuera de la diócesis con miles de alumnos. Son acciones que no parten en primer lugar del obispo, sino de personas que alentadas por la Iglesia trabajan en favor de todos.

 

Son muchas las acciones sociales abiertas a todo el mundo. Sin embargo, ¿qué opina de que recientemente se haya dicho que usted discrimina, a raíz de su carta sobre la Ley de Identidad de Género de la Comunidad de Madrid?

El trasfondo de esta ley es la ideología que género. Esta es una forma de pensar con un concepto equivocado de la libertad, que puede ir incluso contra la naturaleza misma del hombre. Defiende, por ejemplo, que si una persona ha nacido varón y quiere ser mujer, puede elegirlo independientemente de su cuerpo. No estamos de acuerdo con esta ideología y tenemos derecho a criticar esta ley que quiere imponer en el ámbito de la educación o la sanidad una forma de pensar. De ningún modo vamos contra las personas homosexuales o transexuales. Todo lo contrario, tenemos que tratarles con el máximo respeto, son personas y tienen toda la dignidad. El mismo Papa Francisco condena la ideología de género en su última exhortación apostólica, Amoris Laetitia, en el número 56.

 

Ha surgido también otro debate recientemente en Getafe sobre si los cargos públicos debían ir o no a actos religiosos, ¿qué piensa sobre esto?

Creo que si un cargo político ha sido elegido para representar a la sociedad, éste debe hacerse presente a aquellos que representa. Si además es creyente, tiene su derecho a participar. Pero si no lo es, está bien que participe por cortesía, buscando establecer lazos de unión. El Papa ha denunciado también una mentalidad de “descarte”. No hay que descartar a nadie, y los que tienen responsabilidades públicas deben ser personas de unidad. Personalmente, creo que cada uno debe ser libre de acudir o no a un acto religioso, siempre que haya respeto y no se busquen juicios peyorativos. 

 

¿Qué tal es la relación con el ayuntamiento de Getafe?

Actualmente las relaciones son correctas. Hace poco hemos tenido las fiestas patronales de Getafe y ha estado presente la corporación del ayuntamiento. La alcaldesa entregó el bastón de mando de la ciudad a la Virgen de los Ángeles.

 

¿Cómo es la relación con las demás religiones?

Creo que es buena. La relación con las demás comunidades cristianas es positiva, cordial y de colaboración. Actualmente cedemos locales para que los cristianos ortodoxos puedan tener sus celebraciones. En Getafe, por ejemplo, celebran en la Ermita de San Isidro. Vienen a veces a nuestras celebraciones también. Hemos tenido hace unos meses un encuentro ecuménico con cristianos protestantes, anglicanos y ortodoxos aquí en la catedral y rezamos juntos. Con los musulmanes la relación es menor, pero tenemos respeto mutuo.

 

¿Qué opina del Papa Francisco? ¿Ha podido hablar con él?

Me parece un hombre de Dios y el papa que la Iglesia necesita en estos momentos. En los últimos años hemos sido bendecidos con papas santos. Hay una continuidad entre ellos, solo que cada uno acentúa su pastoral en distintos aspectos. Este es un papa de gestos, con un lenguaje directo muy pegado a la realidad, cercano a todos. Estamos en un momento de apertura, de salida, de misión, para también quitar prejuicios. He hablado personalmente con Francisco varias veces. Cuando le ves en directo es como aparece ante los medios, es muy afable y cercano.

 

Muchas personas se acercan a la Iglesia por tradición y actos de fe como bautizos, bodas y comuniones. ¿Cómo aprovechar esta ocasión para presentar el amor de Cristo?

Hay que cuidar mucho la acogida, tenemos que ser delicadísimos en el trato, dedicar tiempo, cariño, atención. Una vez me encontré a una chica de unos treinta años en la puerta de la Ermita de la Virgen de los Ángeles, en el Cerro. Me preguntó si allí podía celebrarse un funeral. Estaba muy triste, me explicó que era por su marido, que había sido asesinado. Quería tener el funeral allí porque fue donde se casaron. Inmediatamente me hice cargo de la celebración y fijamos fecha. Esta chica no era cercana a la Iglesia, pero tenía un sentido religioso. Al año siguiente, nos volvimos a encontrar en el Cerro y me dijo que quería celebrar la misa de aniversario. Yo le invité a confesarse y comulgar. Ella me dijo que sí, pero que le daba mucha vergüenza. Así que quedamos, se confesó y comulgó en la misa aniversario. Fíjate si es importante la acogida de la gente que se acerca a la Iglesia.

 

¿Qué tal el año de la Gran Misión Diocesana?

Muy bonito, con multitud de iniciativas interesantes. Aquí en el barrio de La Alhóndiga se ha hecho misión por las casas, invitando a la gente a participar en la vida parroquial. También ha habido misión en las cárceles, hospitales y colegios. Ahora es un momento de reforzar la fe y reafirmar las convicciones, pese a la situación de estancamiento que vivimos a nivel político y económico. En esto es muy importante el mundo educativo y cultural, son lugares para sembrar esperanza en el futuro.

 

¿Algún mensaje para Atrio y sus lectores?

Me gustaría que Atrio fuese una puerta abierta de la Iglesia al mundo, donde haya reconciliación y acogida. El problema más grande que vive hoy nuestra sociedad es una crisis de la concepción del hombre, de antropología. Necesitamos hombres capaces de convivir con los demás, de amar, de practicar las obras de misericordia. Y Atrio presenta un proyecto de hombre de hoy, abierto al amor de Dios, a la trascendencia y a la reconciliación con la creación. Sigan adelante. 

“Nuestra diócesis ha humanizado. Allí donde estamos, las relaciones personales crecen y el trato con Dios nos hace más humanos”

Entrevista a D. Joaquín, obispo de Getafe

por Josue Villalón

Madrileño “de pura cepa”, como se dice en los pueblos. Persona muy agradecida con Getafe, tierra del sur donde lleva entregando su vida desde hace 25 años. Joaquín María López de Andújar y Cánovas del Castillo -don Joaquín para todos- nos recibe en el mismo lugar donde se encuentra su sede como obispo, la Catedral Santa María Magdalena. Padre y pastor hasta en las entrevistas, da su propio consejo de cómo hacerlo mejor: “ya sabes que no tienes que escribirlo todo literalmente, que si no va a ser muy pesado”. Cada palabra tiene un valor de infinito, describe la realidad a través de anécdotas vividas. Este es tu obispo, aunque aún no le conozcas –tanto-.

gallery/djoaquin
gallery/escudo-episcopal-de-getafe

- Película favorita:

“Un hombre para la eternidad” (Fred Zinnermann, 1966).

 

- Último libro que ha leído:

“Dios o nada” (Cardenal Sarah, Ediciones Palabra).

 

- Música favorita:

Beethoven. Y de música actual, Vangelis o Marco Frisina.

 

- Qué hace en su tiempo libre:

Pasear.

 

- De qué equipo de fútbol es:

El único equipo que sigo es el Getafe. Me gusta más el tenis.

 

- Comida favorita:

El gazpacho y la tortilla de patatas.
 

 
gallery/libro

A la venta en la sede del Obispado

 

C/ Almendro nº 4   28901 Getafe

"25 Años de Misión"

Un libro que repasa el cuarto de siglo de la existencia de nuestra diócesis, desde su fundación en 1991 hasta nuestros días.

www.000webhost.com